sábado, 18 de julio de 2020

Mi testimonio en el mundo




llegue en el año 87, en Junio... dos meses antes de lo que me correspondía... tanta prisa para salir ¿por qué? 13 días de tranquilidad, antes de enfermar, empezar mi instancia en el hospital, lo médicos poco creían a mis padres, que apenas pasaban de los veinte, insistiendo que su niña, no estaba enferma, aunque la perdida de peso desde mi nacimiento confirmaba que algo en mi organismo fallaba.

Por exagerados me ingresaron, no les quedo remedio que disculpar, al ver mi cuerpo convulsionar. Desde el momento en que nací, ya tenía un objetivo en mi, sí sobrevivir. Primero la Meningitis, mes y medio en el hospital, sin dejar de luchar. Cuando parecía que ya llegó la tranquilidad, alejando la enfermedad, otra volvió atacar... esta vez llamada Hidrocefalia... los médicos empezaron a operar, pero mi pequeño cuerpo de no más de dos meses, no lo aceptaba, rechazando como cuerpo extraño. Tres veces más a quirófano volví a entrar, estando mes y medio más ingresada. Vivir o morir eso tuve que elegir... pesando menos de 3 quilos. Los médicos no daban esperanzas, y a mis padres preparaban, cuando en un principio de sus preocupaciones pasaban.




Sobreviví, con una discapacidad en mi, al año y medio me aguante sentada, con tres años gateé, con cuatro empecé a caminar... No camino sola, esa es mi secuela.

Ir por la calle, que no te dejen de mirar, por tu discapacidad, que no te den una oportunidad por la misma, que te impidan el acceso a sitios que es de todos, que te quiten tus derechos... que te vean como menos... como ser indefenso... Sobrevivir a la enfermedad... fue lo de menos... lo realmente difícil, es vivir en esta sociedad... que te discapacita, solo por estar....


Lo irónico... que es a mi que me llaman discapacitada....

Escrito: 28 de diciembre del 2013
También te puede interesar....

Sigueme en... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Relato: El niño y el árbol

  John allí se encontraba en ese centro de acogida, la muerte de su abuelo, había sido un golpe demasiado duro, desde pequeño, solo había su...