lunes, 13 de julio de 2020

Discapacidad: Miro a mis dos hijos...



Miro a mis dos hijos uno con discapacidad y otro no, como mucha gente los clasifica, normal y no normal... ¿cual es el normal? ¿El que tiene discapacidad? ¿el que no? ¿quien lo sabe? Porque yo lo ignoro.

Miro a mis dos hijos, Juan el mayor, tiene discapacidad, no puede caminar, apenas puede hablar... fue algo duro la verdad, su enfermedad me refiero, esas horas criticas, que ni sabíamos si sobreviviría... los médicos no eran optimistas... Pero él fue más fuerte que todo pronostico, lucho y venció a la muerte, aunque una discapacidad le llegó, sí parálisis cerebral.


Desde pequeñito empecemos su rehabilitación... la verdad es que su espasticidad es superior a él, pero tiene una inteligencia de diez... por ello, pese las negativas de varios colegios, luchemos por la inclusión a un colegio no especial, un psicólogo, nos animó a ello. Juan tenía capacidad... el problema era como seguir las clases, por su inmensa discapacidad física, pero por suerte, la tecnología está muy avanzada, logremos adaptarlo a sus necesidades.

Seis años después, tuvimos a Pablo... a él no le atacó ninguna enfermedad, por ello, no le llegó la discapacidad... Miré a mis hijos como crecían día a día, de niños, a jóvenes... Mucha gente confirmaba "habéis tenido a Pablo para que cuide de su hermano, cuando ya no estéis" yo me quedaba sorprendida, lo negaba rotundamente, porque es la verdad, tuvimos a Pablo porque queríamos otro hijo, queríamos darle un compañero de juegos a Juan, no criar al futuro cuidador de Juan. 


Desde pequeñito empecemos su rehabilitación... la verdad es que su espasticidad es superior a él, pero tiene una inteligencia de diez... por ello, pese las negativas de varios colegios, luchemos por la inclusión a un colegio no especial, un psicólogo, nos animó a ello. Juan tenía capacidad... el problema era como seguir las clases, por su inmensa discapacidad física, pero por suerte, la tecnología está muy avanzada, logremos adaptarlo a sus necesidades.

Seis años después, tuvimos a Pablo... a él no le atacó ninguna enfermedad, por ello, no le llegó la discapacidad... Miré a mis hijos como crecían día a día, de niños, a jóvenes... Mucha gente confirmaba "habéis tenido a Pablo para que cuide de su hermano, cuando ya no estéis" yo me quedaba sorprendida, lo negaba rotundamente, porque es la verdad, tuvimos a Pablo porque queríamos otro hijo, queríamos darle un compañero de juegos a Juan, no criar al futuro cuidador de Juan.


Miro a mis dos hijos, tan idénticos, a la vez tan distintos, la diferencia no es la discapacidad.... no, físicamente se parecen bastante, psicologicamente, son totalmente opuestos... Pablo es soñador, le gustaría formar una familia, es ordenado, tener atender a sus compromisos y obligaciones al cien por cien. Juan en cambió es el rebelde de los dos, no por su lucha por la integración, no, siempre que lo han discriminado no ha dejado que eso le afectara, al contrario le ha dado fuerzas para demostrar lo equivocados que estaban.

¿Pablo cuidar de él? Se ríe ante eso, afirma que él cuidará de su hermano que por eso es el mayor, ya se buscará alguien que le ayude en su vida diaria, porque se niega rotundamente a vivir en un centro, que no es más, un motivo mas que tienen para pedir dinero, poco tienen en cuenta los sentimientos e necesidades de la persona. Juan es bien desordenado y algo vago en lo que no le interesa, pero en sus estudios saca excelentes... ya paso el bachiller, y ahora esta, estudiando para la universidad, psicología es su afán, personalmente lo veo totalmente preparado, sus ideas y forma de expresarse lo demuestran ¿como se comunicará? No me preocupa, encontrará la forma. Pablo quiere casarse y tener hijos, Juan también, pero antes quiere vivir la vida loca; quiere emborracharse, salir de fiesta, conquistar chicas y hacer el amor... Se que va ser complicado, no por él ni su discapacidad, sino por la sociedad que vivimos, pero yo no le voy a dejar de apoyar y luchar, ya que no pide nada raro ni anormal, sino algo lógico para la edad, él también es joven y tiene su necesidad, voy a intentar que sepa todo lo que hay que saber sobre el sexo, para así el pueda decidir y hacer con naturalidad y bien.

Miro a mis dos hijos tan idénticos y distintos, pero los dos con sus sentimientos, los dos con sus derechos, los dos con sus pensamientos, los dos tan dignos para esta sociedad... ¿cual es el normal? Los dos son normales, porque en este mundo no existe lo anormal... en este mundo existe la diversidad.

Escrito: 02 de diciembre del 2013
También te puede interesar....

Sígueme en... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexión personal: Ser padres especiales

  ¿Qué significa eso? Ser padres, tener un hij@ ya es una experiencia, única y especial, estés o no estés en condición de discapacidad, tod...