miércoles, 10 de junio de 2020

Reflexiones de un padre soltero



Sí, soy padre soltero ¿Y qué? Mi niña tiene 6 años, por desgracia, poco pudo convivir con su mamá, que murió, al poco tiempo que ella naciera, a causa de una grave infección que no se pudo curar.
Mi hija tiene seis años, al día de hoy empieza a preguntar “¿papi, por qué yo no tengo mami?” Yo soy sincero “Claro que la tienes, pero está en el cielo”


Tengo que trabajar duro para que no le falte de nada, pero en tiempo libre, lo intento pasar con ella, cada domingo pasamos el día en la naturaleza, ya sea conociendo el mundo animal, en su hábitat, haciendo acampadas, o con la mochila en la espalda. Ya ella me dice toda contenta al despertar “papi, es el día de aventura” Está bien que vea la televisión, que juegue con sus muñecas princesas, es más es necesario, para mi, siempre será mi princesa, pero prefiero que crezca con el amor y el respeto, por la naturaleza y los animales, como Jane de la selva que entienda que son seres vivos como ella, que sienten dolor y felicidad. Como su mamá que no está en vida, pero existe, estoy convencido que estaría feliz, con la infancia que le estoy dando.


Soy consciente que es una niña, que necesita jugar, yo juego con ella, sin reparo ninguno, jugamos a las muñecas, o a los coches, no quiero que quede definida con la etiqueta mujer, lo que eso conlleva para esta sociedad, quiero que sea libre, independiente, que sea lo que quiera ser, cuando ya sea mujer, hoy por hoy, lo único que puedo hacer en ese aspecto, es dejar que juegue con lo que quiera, ya sea muñecas o superhéroes de Marvel, por cierto le fascinan las películas, no negare, que a mí también, incluso tenemos nuestra sesión de belleza nos pintamos las uñas, le cepillo su largo cabello, le hago tranzas si yo también, me pinto las uñas, no me importa lo que diga la gente, con orgullo, lo hago por mi pequeña. Al llevarla a clase, en el auto hacemos un recital, creo que hacemos un buen dueto.




Antes que padre soy persona, cuando crezca un poco más, llegue la dura etapa de la adolescencia, tendrá dudas y preguntas, que yo no sabré responder, pero sé que la hermana de mi difunta esposa, sabrá como aconsejarla, por ello no me preocupa. Hoy por hoy solo me interesa, que tenga una infancia normal y feliz, no con la etiqueta “niña sin madre” tiene un padre, que hará todo lo posible por ella, incluso todo lo que pueda de madre.

Escrito: 26 de julio del 2016
También te puede interesar...

Sígueme en.... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Relato: El niño y el árbol

  John allí se encontraba en ese centro de acogida, la muerte de su abuelo, había sido un golpe demasiado duro, desde pequeño, solo había su...