jueves, 18 de junio de 2020

Reflexión personal: ¿El dinero da la felicidad?



El dinero no da la felicidad ¿O si?  ¿Qué ayuda? Sí, mucho, sobre todo en el sentido, de sentirte con la consciencia tranquila, de saber, que sigues teniendo un techo donde dormir, luz y agua para sobrevivir, comida para alimentarte, ropa para vestirte, para poder darle todo aquello que tus hijos necesitas, no me refiero a todos los juguetes, sino a la educación, a la ropa, etc….

Lo estoy viviendo en mis propias carnes, el dinero no da la felicidad, personalmente, me siento más tranquila cuando vamos justos (pero que tengamos para pagar) que cuando hay mucho dinero. Los humanos somos caprichosos, contra mas tengamos, más pediremos, no importa que tengamos más o menos, si tenemos más, no os preocupéis que ya buscaremos la forma de gastarlo, acabar en las mismas, ósea en nada.

Antes de conocer a mi pareja, logré ahorrar, una buena cantidad, al no tener responsabilidades, pues considerablemente iba gastando, ya que… no tenía amigos, no tenía pareja, siempre iba sola a todos lados, ya dejemos de contar, lo único que tenía con seguridad, dinero, mi dinero, cuando me apetecía ir al cine iba, ir a cenar de restaurante, pos lo hacía, pero eso no me daba la felicidad sinceramente, me sentía vacía, al no tener más, llenaba ese vacío, gastando dinero.




Al conocer a mi pareja, al irnos a vivir juntos, empezó la responsabilidad de ser adulto y vivir independiente, con eso, unos gastos mensuales, que cuando las salidas son más que las entradas, hacen que el dinero baje, baje, baje, hasta acabarse, creerme que hemos pasado una temporada mi pareja y yo, muy mala económicamente, los primeros años salíamos de vacaciones, pero llegó un punto que ya la economía no lo permitía, así se fue restando cosas, pero con todo era feliz, claro hubiese preferido no ir tan justos, poder respirar aliviados, pero estaba con mi esposo, mi hijita perruna, estábamos los tres juntos, eso no tenía precio.

Ahora estamos en una relación a distancia, la economía empieza a subir, pero nuevamente no soy feliz, ¿De qué sirve el dinero si no lo puedes compartir con aquellos que amas? ¿De qué sirve salir a pasear en soledad? Vale, de vez en cuando va bien, pero ¿cuándo no es eso lo que deseas? Un paseo reflexivo va estupendo, ¿pero siempre? Creerme que es una verdadera porquería. El cerebro nunca descansa, siempre está en marcha, las veinticuatro horas del día, personalmente siempre me está recordando aquellos a los que amo, hoy no están a mi lado. Algo a muerto en mi interior, no soy yo, parezco un robot, controlado, pero sin capacidad de decisión, me siento vacía, la inspiración que hace ocho años tenía desapareció, ni soy capaz de escribir un mini cuento.




No es tan exagerado el cuento de Scruch, el avaro, que solo quería dinero, dinero, y dinero, no tenía ni alma ni corazón, para mantener gente a su lado, de que le servía tanto oro, si siempre vivía amargado.



El dinero ayuda, sí, pero definitivamente no da la felicidad, de nada sirve las riquezas, si no puedes compartirlas, con aquellos que amas, no solo me refiero a la pareja, sino familia bien avenida, o amigos de verdad, si no tienes a nadie para compartir esas experiencias, ese dinero, no sirve de nada tenerlo, porque nuevamente digo, que si ayuda, pero el dinero, no da la felicidad, yo ya di mi testimonio, con total sinceridad, sino preguntar, a los que sufren alguna enfermedad grave, si prefieren una gran riqueza, o los que han perdido un familiar… ¿Yo lo tengo muy claro y tú?

Escrito: 16 de enero del 2016
También te puede interesar...

Sígueme en... Mis redes sociales




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta a mi niña a los 20 meses de nacida

  Hola mi pequeña gran guerrera, hace mucho que no te escribo, no por falta de novedad, entre A y B no he podido, aparte me quede sin ordena...