miércoles, 10 de junio de 2020

Carta de un hermano que está en el cielo




Siento tanto haberme ido así, yo no quería, pero el destino, ya tenía pensado ese fin. Sé que mucho no te lo he mostrado, siempre queriendo esconder mis sentimientos, siempre yendo de macho, de duro, como si poco me importarás, cuando la realidad es bien distinta, en las siguientes líneas te lo expresaré.
¿Sabes? Cuando me enteré que ibas a llegar, me ultra emocioné, sí, yo, claro que tenía cinco añitos. Cada día te hablaba desde la panza de mamá, entre otras cosas te decía “que ya quería conocerte” “que te iba a amar y cuidar eternamente” debes creerme cuando te digo que así fue desde el primer segundo que ya estabas con nosotros, ayudaba a mama a cambiarte el pañal, a bañarte, a sacarte a pasear, me molestaba cuando no me dejaban hacer más, porque aún era muy pequeño.


Cuándo tu empezaste a tener memoria, yo estaba en una edad difícil, en plena adolescencia, nunca te conté, pero la realidad, me ajunté con malas compañías, aunque estaba bastante borde contigo, mostrándote que poco me importabas, la realidad, fue bien distinta, siempre estaba muy pendiente a ti, estaba dispuesto a matar a quien te hiciera daño, siempre te he amado intensamente, incluso más que a mi vida.
Siento tanto no estar contigo en estos momentos que más me necesitas, sé que te lo están haciendo pasar muy mal en el insti, ¡maldita sea! no puedo estar ahí para defenderte, para mostrarte lo mucho que te amo, encima el divorcio de nuestros padres, justo ahora, siento que me fui demasiado pronto, no lo digo por mí, sino por ti, porque ahora me necesitas más que nunca, pero tienes que hablar con alguien, sé lo que pasa por tu mente, no lo permitiré, aunque no lo creas ahora, papa y mamá te escucharan, si, perdieron a un hiijo, y se olvidaron que tienen otro que está sufriendo, más allá de la muerte de su hermano, sí sé que estás pasando un infierno, pero quitarte la vida no es la solución, debes confiar, debes hablar.

Sé que lo estás pasando fatal, me detestas por haberte abandonado, lo siento tanto, yo no pedí, que me matarán en esa pelea, yo solo quería volver al buen camino, defender a esa chica que estaba en apuros, apenas vi aquella pedazo navaja, que la clavaron hasta el fondo de mi corazón, no sufrí tranquilo, me morí casi al momento. No quiero que olvides que sigo aquí a tu lado, cuidándote y protegiéndote, como siempre, no voy a permitir que ya nada malo te pase, te quiero tanto.

Creo que ya me tengo que ir, estoy viendo, una luz tan resplandeciente y hermosa, debe ser para cruzar al mas allá, pero no temas hermano, ahora y siempre estaré junto a ti. Te quiero hermano.

Escrito: 19 de julio del 2016
También te puede interesar....

Sígueme en... Mis redes sociales


1 comentario:

  1. En mi hogar también se fué el hermano mayor. Han pasado 20 años y yo, su madre, ni mis hijos menores,hemos logrado olvidar a ese ángel que partió al cielo de 25 años. Es lo más cruel que le puede pasar a una familia.Sólo la fe y el amor de Dios nos ha dado la certeza que está en el cielo.

    ResponderEliminar

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...