Entradas populares

sábado, 2 de mayo de 2020

Relato: Eric y la discapacidad visual



Eric, se encontraba en clase, concentrado en sus tareas, cuando algo le llamo la atención, sí eran sus amigos, estaban hablando en susurro. Estaban a bastante distancia, pero se les olvidaba, que tenía el sentido del oído mas desarrollado que ellos
- Recordad esta tarde hemos quedado con Sendy y sus amigas.
- Sí, ufff que ganas tengo que llegue, tu ya me entiendes…
- Sí, amigo, tengo entendido que son chicas que les gusta el tema, así que ya sabéis… -le guiño un ojo a sus amigos –una cosa no le digáis nada a Eric, no vamos hacer el ridículo yendo con un ciego a cuestas…
Eric quedó bastante decepcionado de la actitud de sus supuestos amigos, pero tenía claro que no se iban a salir con la suya, tenía que pensar en algo.
El reloj marcaba las 15.30 cuando el taxi llamo a su puerta. Con su bastón, no tardo en subir, en él, indicándole al taxista la dirección que había escuchado. No tardaron en llegar justo a tiempo, cuando los chicos y las chicas hacían las presentaciones.
- Bueno pos ya podemos ir –se disponían a marchar.
- ¡Ei chicos esperarme! ¡Que ya llego! Disculpad, el taxi ya sabéis….
- ¿Cómo? ¿pero quien le ha dicho…? ¿No quedemos que no le diríamos nada? –los demás sorprendidos negaron con la cabeza, entre miradas.
- ¿Qué dicen chicos? –preguntaron las chicas.
- Nada, nada que se olvidaron de avisarme, suerte de mi gran sentido del oído –sonrió pícaramente.
- ¿Y tu como te llamas? –preguntó una de las chicas…
- Chicas ¿que os parece si vamos al cine? –preguntó uno de los chicos.
- Al cine decís… -preguntaron las chicas sin poder evitar echar una mirada a Eric.
- Yo estaba pensando si las chicas están de acuerdo en ir al musical de Quenbrinch, dicen que es muy bonito, la música es preciosa… No se si queréis…
- Que dices tío… vaya rollo…

- A mi me encantaría... –respondió una de las chicas, ¿a vosotras no chicas? –todas afirmaron entusiasmadas.


El musical estaba a rebosar, Eric y compañía, encontraron lugar en las primeras filas, las puertas se cerraron, las luces se apagaron, el musical se inicio.
Dos horas mas tarde, el público se levantó invadiendo la sala de aplausos, decenas de sentimientos, se dejaron ver, en los rostros de los presentes. Los rostros de los compañeros de Eric, estaban indiferentes, a diferencia, de los demás acompañantes, que se sentían agrumados de emociones.
- Bueno ahora si vamos a ir a tomar algo ¿verdad?
- Os apetece chicas –preguntó Eric.
- Claro que si
Entraron en un bar no muy alejado de allí. Había una mesa libre en la entrada. Todos fueron testigos como un chico tocaba un piano que se encontraba en el lugar.
- Oh un piano, cuando acabe quien está tocaré un poco.
- Eso son chorradas.. –dijo con mala cara uno de los chicos
- ¿Tú sabes tocar el piano? –se sorprendió una de las chicas.
- Sí, es una afición que tengo desde pequeño… ya dejaron de tocar… ¿ya está libre?
- Sí, el que estaba ya se fue… -fue la respuesta de una de las chicas…
- Genial me toca -se acercó con su bastón taptando, se sentó en el asiento adecuado, sin aviso empezó a tocar. Los compañeros de Eric no dejaban de intentar ligar con las chicas, pero estas no se dejaban, las tres se quedaron boquiabiertas escuchando el arte de Eric.


- ¡¡¡Wow!!! ¡Lo haces genial!
- ¡Estás hecho todo un artista! –todo el bar se lleno de gritos, silbidos y aplausos.
Los seis brindaron tras pedir cada uno lo suyo…
Ya era de noche, Eric, sus compañeros, y las chicas salieron del bar.
- Dejame que te ayude -le dijo Sendy
- No es necesario, puedo bien solo gracias.
- No es porque me des pena tonto –cogió su mano, besándola con delicadeza… -me gustaría, que nos volviéramos a ver… ¿a solas? –le susurro al oído.
- Bueno chicos creo que sobramos –dijo una de las chicas a los demás.
- Sí, podemos seguir la fiesta por otro lado –dijo uno de los compañeros de Eric –ya me entendéis… -la miró pícaramente.
- ¿nosotras con vosotros? ¡Ni hablar! Vosotros solo buscáis sexo…
- Realmente él único que vale la pena seguir conociendo es Eric… así que por hoy, para casa me voy ¿te vienes? –le preguntó a su amiga.
- ¡Claro que sí! –Asi fue como las dos chicas se alejaron. Eric y la tercera chica también se distanciaron, dejando a los presuntos amigos de Eric, en soledad, sin poder creer todo lo ocurrido…

Escrito: 22 de agosto del 2012

También te puede interesar.... Relato: Daniel, síndrome de Down

Sígueme en.... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario