viernes, 8 de mayo de 2020

La vida después del Coronavirus




Me pongo a reflexionar, soy de las afortunadas, que no ha vivido en carne propia, lo del Coronavirus, no estado contagiada, ni ningún familiar, tampoco ninguno a muerto a causa de esto, ni siquiera, tengo a nadie, que este trabajando duro, en un hospital enfrentándose día a día, con el virus. Con todo a mí también me está afectando toda esta etapa, confirma, que la vida, ya nada volverá a ser como antes, eso es un hecho…


Después de 40 dias, sin poder salir de casa, volvemos a la calle, temerosos de a quien vamos a encontrar, de distanciarnos unos de otros, todos con mascarilla, y guantes, ya ven como si tuvieras la deprá sino estás bien protegido, en la propia calle, lugar de todos, ahora lugar de nadie. Todo cerrado, lo poco abierto, tienes que hacer cola en el exterior, mil requisitos, para poder comprar una simple agua. En la espera “¿Y tu mascarilla?” “¿Tus guantes?” “Aléjate de mí, tenemos que estar a un metro de distancia” Es como estar en una epidemia zombie, siendo nosotros mismos los propios zombies. Sin contar la caída de la economía, la grandísima crisis que nos espera cuando volvamos a la “nueva realidad”




Ahora me pongo a reflexionar, todos aquellos que han perdido a un ser querido, por culpa del covid 19, lo peor no es eso, es que no han podido despedirse, no han podido acompañarle, en el momento más temeroso de sus vidas, ni siquiera, un entierro digno, nada, a la misma de esas personas que no lo superaron, con el terror en su interior, y solos, totalmente solos, y aislados, dejaron el planeta tierra, ya es sabido que se fueron sufriendo. Tanto a él o ella y sus familias ya el coronavirus, deja una huella enorme, que jamás se va a recuperar.



Por otro lado, todos esos trabajadores, que dan la vida diariamente para ganar la batalla al Coronavirus están cada día frente al huracán, a pesar que pueden contagiarse, de esta terrible enfermedad, que no hay vacuna, va matando sin miramiento ninguno, pero como verdaderos héroes, que incluso, están viviendo lejos de sus familias, para así no contagiarles.


¿Los más pequeños? Aguantaron, valientes, 40 días sin salir, y no solo eso, muchos fueron separados de sus padres o madres, ya que estos tienen que vivir fuera de casa, por el echo, de que trabajan con el virus, no pueden volver a su hogar, esos pequeños, llevan días, semanas, sin poder ver a su papá, mamá, aun menos los que no viven con ellos, sus abuelos, tíos, primos, no pueden ver a sus amigos, ahora que pueden salir a la calle, no pueden acercarse a ninguno de ellos, si los encuentra en ese espacio de todos, y ahora mismo de nadie…. No pueden celebrar fiestas de cumpleaños, no pueden celebrar nada, en ningun lugas, en casa, sin mas compañia que sus papás. ¿Os imagináis a esos niños que han perdido a seres queridos como sus abuelos? ¿Qué no han podido despedirse, ni siquiera verlos? Si para una persona adulta ya es algo frustrante y doloroso ¿Cómo le debe afectar a un niño? Sí ellos también quedarán muy afectados después de todo esto.




Nadie imagino que el 2020 iniciaría con esta epidemia, que marcaría toda nuestra historia. Este año, todas las fiestas están pasando de largo, ya lo noté, cuando teníamos el bautizo de nuestra niña, el 15 de marzo, justo cuando inició la cuarentena, obviamente nos llamaron para anularlo, inició esa estada en casa, después el 19 de marzo, el día del padre en España, el primer año de mi esposo como padre, no pudimos salir a celebrar, ni siquiera a pasear con nuestra pequeña, por lo mismo, marzo quedo atrás, ese inicio de la primavera, que no podíamos disfrutar, abril, la semana santo paso, como si nada, ni una ceremonia, ya que teníamos que estar en casa, todo ese turismo, quedó en nada, 23 de abril, tres cuartos de lo mismo, Sant Jordi, Sant Valentin de Cataluña, pero como lo demás este año, no hubo rosas, no hubo libros, no hubo nada que celebrar. Ahora estamos en mayo, llego el día de la madre,  mi primer año como madre, personalmente, nuestro 11 aniversario como pareja, nada, mas que estar en casa, con aquel al que amas, nuestra pequeña, que este año, por primero nos acompañaba. Salimos a pasear por el bosque lejos de la gente, de nuevo a casa a encerrar. ¿Normalidad? No se si algún día volveremos, o este brote, marcará un nuevo comienzo, que nada volverá a ser igual, este segundo, es lo que yo opino más, ya que el coronavirus, ha dejado una huella enorme en toda la humanidad


Escrito: 08 de mayo del 2020
También te puede interesar: 

Sígueme en: Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...