jueves, 7 de mayo de 2020

La frustración del adulto con discapacidad




Es algo muy frecuente, cuando se tiene una discapacidad, sobretodo, cuando la niñez, adolescencia quedó otras. Existen tantos estereotipos y mitos de las personas con discapacidad. Realmente no entiendo tanta polémica si somos personas como todos, ¿Qué tiene que ver la discapacidad? La enfermedad provoca discapacidad sí, pero no manipula sentimientos ni deseos, las chicas siguen teniendo su menstruación mensual, y a los chicos se les levanta como a ti, como a tu marido, amigo, hermano, padre, abuelo, primo, como a todos los hombres, siguen siendo hombres, y las mujeres, mujeres, ya que todos si nos pinchan sangramos. Es frustrante ver como no te tienen en cuenta, ver que médicos hablan con tus familiares, en vez de hablar con su paciente que eres tú, la persona con discapacidad. Frustrante, que elijan por ti, tenemos discapacidad si, tontos no. Frustrante, que te traten como niño, teniendo ya los senos desenvueltos y pelo en el pecho. Frustrante que estés hablando, si el otro no le interesa echa a correr, sabiendo que tú no puedes atraparle. Frustrante que te nieguen el derecho a ser adulto. Frustrante que nieguen el derecho de una necesidad, si no quieres ser abuelo o abuela, háblame del sexo con naturalidad, cuéntame cómo prevenir, no elijas eliminar mi sexualidad, ya que mi discapacidad no me lo ha quitado, tu tampoco lo hagas. Frustrante que no me valoren ni me den la opción de opinar, cuando el tema trata de mí.


Mucho se quejan los que me rodean, que estoy siempre de malas, pero de verdad ¿no te imaginas por qué? Realmente… ¿no te pasa por la cabeza? Déjame preguntarte… ¿cómo estarías tú con tantas frustraciones? Y no me respondas… Yo no tengo discapacidad, yo no soy dependiente… esto no trata ni de discapacidad, ni dependencia, se trata de saber y comprender.
Es el problema de esta sociedad, creen que lo saben todo, realmente no saben nada, si abrieran los ojos, si miraran más allá de sus estereotipos, si admitirán que aún tienen mucho que aprender, que nosotros las personas con discapacidad, se lo podemos enseñar, ya no haría falta pedir a gritos inclusión, viviríamos en una sociedad incluyente. No estaríamos en una sociedad discapacitada. Si discapacitada por todos esos prejuicios, y solo hay que pasear por tu ciudad, para ser consciente de todas las barreras arquitectónicas que existen. Si poco a poco hay más adaptaciones, pero algunas dan verdadera pena… una rampa sí, pero demasiado empinada, o para poder acceder tienes que subir un escalón ¿en qué cabeza cabe eso? Se supone que son expertos, y si realmente no saben bien, ¿por qué no les preguntan a los expertos? Sí a nosotros las personas con discapacidad, estos, son unas de las cosas ¡que sorpresa! Nosotros, los que pasamos día tras día con la discapacidad, te podemos enseñar ¿Por qué no nos pedís opinión? Es algo que está en nuestro día, a día, que sabemos mejor que tú.

¿Como ayudarnos? Ante todo recuerda… Soy adulto, no un niño;



1. Tenme en cuenta.
2. Si me encuentras por la calle o tenemos alguna visita, y preguntan algo referente a mi, dirígete a mi, no a mi cuidador. Si me encuentro a un amigo o conocido, respeta el tiempo que hable con esa persona, no quieras que la despedida llegue antes de tiempo y sobretodo… ¡Dejame despedirme!
3. No elijas por mi, todo ser humano, tiene capacidad de decidir.
4. No somos niños eternos, después de la adolescencia llega la adultez, trátame como tal, no como niño.
5. Si tenemos una discusión, no utilices la vía de escape, de huir dejándome con la palabra en la boca. Sabes que no puedo ir detrás de ti, es muy penoso de tu parte, utilizar mi discapacidad, para que ganes acabemos la discusión como personas adultas, después cada uno por su lado.
6. Soy adulto, trátame como tal.
7. No soy asexuado, tengo deseo, necesidad sexual, tenlo en cuenta, eso no va a desaparecer por mas que intentes privármelo. Explícame, enséñame como afrontar mi sexualidad, pero jamas me la prives, ni me trates de sucio o malo por solo querer saber.
8. Si habláis de mi y estoy delante, no hagáis como que no este, preguntarme, incluirme en la conversación.


Bueno espero que con estas líneas entiendas el porque estoy frustrado en muchos momentos, pero contéstame algo… si tu pasaras por lo mismo que te he explicado… ¿no estarías frustrado?

Escrito: 19 de junio del 2013
También te puede interesar....

Sígueme en: Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta a mi niña a los 20 meses de nacida

  Hola mi pequeña gran guerrera, hace mucho que no te escribo, no por falta de novedad, entre A y B no he podido, aparte me quede sin ordena...