sábado, 16 de mayo de 2020

Discapacidad: No me juzgues por mi discapacidad, conóceme por mi capacidad




Esta carta es para ti, que no confías en mí, en mi persona, en mi capacidad, solo te fijas y me juzgas por mi discapacidad, y dime ¿Qué te dice esta? Estas convencido, que es realista, ¿Cómo estás tan seguro? ¿Has conocido personalmente, alguna persona con discapacidad? ¿Has convivido con ella? ¿No verdad? Tus prejuicios son superiores. Pero yo te gusto yo lo sé, por cómo me miras, por cómo me sonríes, no, yo no estoy confundiendo amor por amistad, no, yo te gusto lo sé, pero es demasiada la falta de información, sobre la discapacidad, la poca que existe, no es real…
Tu solo ves, una chica en silla de ruedas, si puedes pensar “Es hermosa, pero es discapacitada, no es para mí” Te vienen un montón de cosas a la cabeza ¿o me equivoco? ¿Pero cómo sabes que es verdad? ¿Por lo que dicen tus amigos? que tampoco han conocido a nadie, por cierto, ¿por lo que dicen las comunicaciones? Si los propios médicos no tienen idea, menos ellos, aun así cada persona somos distintos, cada uno es un mundo.
¿Entonces? ¿Cuál es la realidad? Escuchame bien, toma nota, Tengo discapacidad, yo sé bien la realidad, depende de ti, si tomarme en serio o no:
• Mi discapacidad, no me hace discapacitada.
• Sí, tengo una discapacidad, pero mucha más capacidad ¿por qué no te fijas en eso? ¿Acaso no es más importante?
• ¿Sabes lo que es la discapacidad? No, no estoy enferma, es una de mis condiciones, como tener gafas, o ser moreno de piel. Yo solo camino en silla de ruedas.
• Mi discapacidad no me permite caminar, pero gracias a la silla de ruedas, puedo llegar a cualquier lugar, siempre que la sociedad no me pongas barreras.
• ¿Sabes que vivo independiente? Sí, en un piso adaptado, a la medida de la silla de ruedas, y cocino, limpio, voy a comprar, hago las tareas del hogar… ¡¡Si!! ¡¡Claro que puedo hacerlo!! Deja que te invite a mi casa y lo verás…
• Tengo un trabajo de administrativo, la verdad tuve suerte, porque no todos te dan una oportunidad.
• Amo y sufro como tú, no me utilices, ni juegues con mis sentimientos.
• Si solo quieres sexo, lo podemos hablar, aunque yo busco algo serio.
• Aunque también tengo deseo sexual, me gusta lo necesito, puede que no pueda algunas posturas, pero existen otras, para llegar al mismo lugar.
• O podemos salir como amigos, e ir a tomar unas copas, soy adulta como tú, de vez en cuando me gusta ¿A ti no?
• Si te decidieras a que tuviéramos una relación, no te asustes, tú serás mi novio, no mi cuidador ¡No lo olvides!

No te dejes guiar por lo que escuchas, de medios, que no tienen mucha idea, no escuches a tus amigos, si no tienen idea de esta condición, no importa que tengamos la misma discapacidad, cada persona es un mundo totalmente distinto. tratame como cualquier otra mujer. Conóceme, no temas a la discapacidad, mi capacidad, es mayor, creeme.

Si tú quieres te invito a tomar un café, o una cerveza, lo que prefieras, lo importante, es hablar, y conocernos antes de tomar una decisión ¿No te parece? Así que “No me juzgues por mi discapacidad, conóceme por mi capacidad”
Escrito: 25 de marzo del 2017
También te puede interesar....

Sígueme en.... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta de despedida de un drogadicto a su mejor amiga

  Soy al primero, que me está partiendo el alma, estas líneas, pero es necesario, te escribo para despedirme de ti, mi mejor amiga… Cuando e...