Entradas populares

domingo, 24 de mayo de 2020

Carta de un asesino a su victima



Querida victima,

Se que no tengo escusa ni derecho a pedir clemencia, arrebaté tu vida de la forma más cruel, sé que esto no te compensa, quizás ni lo creas, pero realmente lo siento, y te pido perdón.

Sé que no lo vas a creer, pero odio mi propio yo, odio hacer lo que te hice, quiero contenerme, quiero detenerme antes de llegar a ese desenlace, pero no puedo, algo dentro de mi dice "sigue, sigue, sigue, sigue apretando…. Estrangulara" Sí… me imagino que debe ser una muerte horrible… sentir que te falta el aire… sentir… que vas muriendo poco a poco, y lo peor, ver que no puedes hacer nada… la muerte está tan cerca… ni tiempo tienes de ser consciente de ello… de mentalizarte… lo siento, realmente no soy tan monstruoso como parece, mi alma se arrepiente. Pero no puedo parar, cuando una mujer se ríe de mí, realmente tengo la necesidad de hacerla callar… ¿qué mejor forma que ya no se vuelva a reír de mí? Efectivamente, callándola para siempre… pero no lo hago adrede… es inconscientemente… cuando eso pasa, hay una ira incontrolada, que se adueña de mi ser, dejo de ser yo… ¡ayuda por favor!


Si me das la oportunidad, te explicaré como fue mi infancia, mi adolescencia, y parte de mi juventud, para que puedas entender el asesino que hay dentro de mi…

Mi padre, nos abandonó, a mi madre y a mí, yo solo tenía 4 años, pero bien entendí, que él no me quería, odiaba mi ser. Mi madre y yo tuvimos que empezar una vida los dos solos, algo muy duro. Ella no se veía sola sin un hombre a su lado, ya entre la presión de cuidar un niño de 4 años, tener que hacer de padre y de madre a la vez, era algo muy difícil, cuando tenía oportunidad, se iba emborrachar, y volvía a casa con otros hombres, ignorándome por completo, a medida que iba creciendo, no dejaba de reírse de mí, no dejaba de humillarme, recalcándome, que ninguna chica se fijaría en mí.


Recuerdo mi primera decepción, tenía 8 años. Conocí una vecina  Gabriel Solis, 20 años más mayor que yo, nos hicimos amigos, cada día iba a su casa a jugar, le ayudaba en sus tareas del hogar, ella me invitaba a galletas y batidos. La verdad, estaba súper feliz por tener una amiga como ella, ya que en mi casa, mi madre ni caso me hacía, solo se dedicaba a follar con hombres, cada día uno nuevo, por eso yo me sentía tan feliz de tener a Gabi como amiga. Pero eso cambió cuando su marido se enteró, ya ella, me dijo que me buscara amigos de mi edad, ella que era nueva en el barrio, también se los buscaría de la suya. Yo ya con 15 años, me sacaba mi dinerillo, ayudando a los vecinos. En una ocasión estaba ayudando a Bree a pintar algo, le confesé que me gustaba una chica, ella me dio el consejo, que le hiciera regalos, poco a poco más caros, así ella se fijaría en mí. Yo me guie por su consejo, así lo hice. Claro que a ella no le hizo ninguna gracia, que fuera su hija, me dejo clarito que era poca cosa para su hija, que mejor que me olvidara. Mi propia madre se burlaba de mí, cuando le confesaba mi amor por las chicas. Así poco, a poco,  empezó a crecer ese ser dentro de mí, ese ser, que se enfurece con fuerza, cuando las chicas se ríen de mí.

Recuerdo, cuando fui con una profesional para mi primera vez, como la parte buena que tengo, no me olvidé de ser un caballero, le regalé flores ¿Qué hizo ella? Reírse, burlarse de mi… por primera vez, el monstruo se dejó ver… realmente no sé cómo pasó… cuando me di cuenta, el asesinato ya estaba formado…

Recuerdo cuando Susan Delfino, me anuncio, que su relación con Maick se había acabado… En esa misma conversación salió que ambos nos gustaba dibujar y que ella me enseñaría. Tenía una sonrisa tan radiante, cada vez me gustaba más, creo que me estaba enamorando de ella… Cuál fue mi sorpresa y decepción que me anuncio que se iba a volver a casar con Maick. Yo me arriesgue, le confesé mi amor, le pedí matrimonio… pero ella… exactamente… se echó a reír a carcajada, no me tomo en serio… eso hizo volver a salir al monstruo que tengo dentro…. Lo siento July, me equivoqué quería matar a tu madre, por eso me detuve a tiempo al ver que eras tú.

Creo que ya no es necesario seguir, bueno si… Mi madre la responsable de iniciar ese monstuo que poco a poco fue creciendo en mi interior, al descubrir mi propio ser, me culpo de todo, ella se lavó por completo las manos, negando que ella era la verdadera responsable, solo quería que lo aceptará, que me pidiera perdón… pero no, ella volvió a negar y reír, se rió a carcajada eso… volvió a despertar a la fiera… cuando fui consciente, la vida de la mujer que me dio a luz, se había acabado, me vi obligado a matar  y creo que entendéis la idea… solo pedir perdón por los actos de ese monstruo que creció en mi interior… como ya veis no nací con él, lo hicieron crecer… el primero que quiere que todo esto acabe soy yo… no lo soporto más demasiada presión esto tiene que acabar ya. Gracias Linette por convencerme ir a la policía, yo sé que aquí, ya nadie más morirá, antes de que me encarcelarán, ayude a venir al mundo al quinto hijo de los Scavo… Al menos he hecho una buena obra.


Basado en la serie Mujeres desesperadas; Personaje- Eddie (chico)

Escrito: 22 de agosto del 2013 
También te puede interesar... Carta de un suicida minusválido

Sígueme en... Mis redes sociales


No hay comentarios:

Publicar un comentario