martes, 21 de abril de 2020

Discapacidad: Minis relatos

Hermanos Rivales



Detestaba ser el mayor, siempre tenía que estar pendiente a él. A pesar de haver nacido segundos antes, tenía que hacerlo, su hermano era más fragil, más debil que él. La gente le costaba creer, que hubiesen salido del mismo vientre. Él, Alex, era fuerte y duro, en cambio Jonny todo lo contrarío. Sus padres se sentían tranquilos, porque sabían que Alex, no le fallaría que estaría pendiente a él siempre, que no dejaría que nadie le hiciera daño a su hermano. A pesar de las peleas, eran carne y uña, no sabrían estar uno sin el otro. Lo que le reventaba al mayor, que todo lo que le gustaba a él, le gustaba a su hermano. Sus aficciones, su ropa, sus amigos, incluso las chicas... Nataly no fue excepción, él se había fijado antes en ella, de camino a casa, Jonny no dejaba de hablar -como era costumbre -él lo escuchaba o fingía que lo hacía -cuando la vio pasar, era tan guapa...  Jonny también se había fijado en ella, para su desgracia, ella también en él.
- ¿A que hora empieza la peli? -preguntó Alex malhumorado.
- A las 18.00 estoy tan nervioso... ¿estoy bien así o me quedara mejor otra cosa?
- ¡Otra vez! ya es la cuarta vez que te cambias... aquí estoy yo, supervisando, porque te se ha roto el espejo, ¡ya está bien tío!
-valeee solo un pequeño detalle -no tardó en ir a por una colonia, que tenía, en su cajón de mesita.
- ¡No tío, esa colonia apesta, la vas asustar! -la tosera le invadió -te has pasado poníendote ¡estoy mareado!
- No seas exagerado... ¡vamos que se nos hace tarde! -exclamó Jonny, al escuchar el grito de su madre.
- ¡Qué guapo que estas hijo! -exclamó emocionada -¡tu primera cita! ¡estoy tan orgullosa de ti! pensaba que nunca ocurriría con lo tímido que eres... -le abrazó con efusivación -¡espero que te vaya muy bien!
- Más vale tarde que nunca -le guiño un ojo, mirando a su hermano, este se hizo el desentendido, notando como si le hubieran clavado una espina en el corazón.
Caminaban por la calle, Jonny no dejaba de hablar, Alex escuchaba con reparo.
- ¿Quieres callarte un rato? ¡me estás dejando sordo!
- Estoy tan nervioso... -de repente algo ocurrió dos bellezas pasaron por su lado, nacido del mismo parto como ellos. Se dieron la vuelta, al mismo tiempo, nombrando a la vez -¡guau! -no eran los únicos nacidos del mismo vientre, ajuntados del mismo cuerpo, no eran los únicos siameses.
- ¿Jonny? -un mismo cuerpoo se dió la vuelta. Nataly había llegado.

Mini relato: Enamorado...



Carlitos, está extraño, más contento de lo habitual, su madre, no sabe porque está así, pero se siente la mar de feliz, viendo su rostro tan sonriente... Se arregla para ir al colegió, perfumá su cuello, con su mejor colonía, hasta le hace detener su auto para ir a buscar flores... Sabía lo que le pasaba... pero le veía tan niño... solo tenía 24 años...
- Carlitos, estás muy guapo hoy, dime, ¿es para alguien especial?
- ¿Como lo sabes? -se sorprendía por su respuesta.
- Yo también he tenido tu edad, me ha pasado lo que a ti, es normal, nos pasa a todos....
- ¿¿Sí?? ¿tambien sientes como mariposas en el barriga? 
- Claro que si -le marcó una dulce sonrisa -eso quiere decir, que te gusta esa chica, que la quieres, pero como una amiga especial.
-¡Si! es tan guapa, tiene el pelo, largo, ondulado y negro,  es alta delgada, igual que una modelo, con ese caminar tan sexi...
- ¿Igual que una modelo? ¿caminar sexy? -no pudo evitar reirse su madre -¿pero... de donde sacas esas frases? -él no contestó, solo sonrió.
A la mañana, su madre, no pudo evitar acompañarle en el bus, sin dejar de observar, a todas las chicas que pasaban, estaba impaciente, por ver de quien se había enamorado su hijo.
- ¿Es está hijo? ¿esta? ¿y esta? ¿o está?
- No mama, tranquila, relajate, hoy no ha venido...
- Vaya... que lástima...
No pasaba día, que la madre de Carlitos, no preguntará por esa chica, que tenía tan anodadado a su hijo. Ella le empezó a explicar todo sobre la amoramiento, lo sexual, de tanto su hijo siempre describía a esa chica especial, de la misma manera: tiene el pelo, largo, ondulado y negro,  es alta delgada, igual que una modelo, con ese caminar tan sexi... siempre la definía igual, eso a su madre, le entusiasmaba.
Una mañana el transporté no recogió a Carlos, tenía avería, debía llevarle su madre y allí, al centro especial, para Sindrome de Dawn. El chico, besó en la mejilla a su madre, cuando sin aviso...
- ¡Es esa mamá! ¡esa es la chica que me gusta, que me hace sentir mariposas en la barriga! -exclamó euforico.
- ¿Donde? ¿donde?
- ¡Allí, allí, escucha!
- ¿qué escuché? -entonces lo comprendió al escuchar "... tiene el pelo, largo, ondulado y negro,  es alta delgada, igual que una modelo, con ese caminar tan sexi..." se dió la vuelta, extrañada, venía de un bar... ¡Su hijo se había enamorado de una canción!

La chica del bar...




 No me lo podía creer, ¡una chica quería sentarse conmigo! ¡era la primera! como entendéreis ser el "debil" no era el progotipo, que las chicas buscaban. Sin pensarmelo acepté. Nos tomemos unas colas, sin dejar de hablar, entre risas, me parecía imposible que eso me estuviera pasando a mi ¿estaría soñando? me  peñisqué, pero me dolió y no poco ¡estaba ocurriendo realmente! yo no lo iba a desaprobechar, por una vez, no iba a dejar escapar la ocasión, lo necesitaba, nunca había tenido una belleza como ella, tan cerca de mi... lo ansiaba ... haber si ella le apetecía... ¿sería demasiado atrevido?...  pero es que lo deseaba tanto... esperaba que ella igual...
- ¿En que piensas? -me preguntó
- Bueno... te quería pedir algo... pero no se... me parece muy  atrevido.... y no se si querrás... -ella quería que le dijerá, me acerqué, le murmuré al oido. ¡¡Acepto!! en menos que me diera cuenta, estaba bailando con ella, una canción lenta... Fue algo nuevo y maravilloso... Algo único y fantastico, que jamás podría olvidar... pero no fue la única sorpresa no, caminemos, por la orilla de la playa, cogidos de la mano ¡fue algo sorprendente!
Pufff la hora ha pasado, debo abandonar y dejar libre el ordenador, para que otro utilice el internet. Se me ha grabado la sala en la que he entrado "lugar accesible" era la primera vez, ya siempre allí iré. Realmente e ligado, no solo con ese Avatar Marta, que tanto había realizado en ese espacio virtual, no le ha importado cuando se lo confesado, lo de mi discapacidad.
- Ahora entiendo muchas cosas, como bailar, pasear cogidos de la mano, incluso del propio andar, algo tan sencillo y que no valoramos, nosotros los no discapacitados, para tí es único y especial. Los que te llaman débiles, no tienen ni idea, tu eres el verdadero fuerte.
Por eso mismo, por esa fortaleza, esa sensibilidad, por ser tan caballeroso, me quiso conocer más, me dió el movil, quedemos en volvernos a encontrar en esa sala especial, que no hay discriminación ninguna, que todos respetan, y no hay nada, que no sea accesible... Tras pensar eso, le di la vuelta a mi silla de ruedas, volviendo a mi hogar.

Mini relato: Una noche de pasión...



Estaba tan nervioso... Después de tanto tiempo Andres había conseguido una cita con Gloria, hacía tanto  que iba tras ella, al fin le había dado el sí. Se sentía tan nervioso, llevaba horas preparado, aun quedaba tiempo, para la cita esperada.
Las 10 de la noche, ya hora de partir, el músical empezaba a las 11.30, antes debían ir a cenar, la llevaría a Sant Daniel, allí hacían unos platos exquisitos, estaba convencido que le gustaría, tanto como le gustaba a él.
La cena fue todo un éxito, una mesa para dos, con tan solo la claridad de las velas, susurros, caricias... los manjares fueron una delicia... El concierto de música clasica, fue otro tanto de lo mismo, ambos cerraron los ojos disfrutando de lo que escuchaban.
- Eres la primera chica que conozco que le gusta este tipo de conciertos.
- Lo mismo digo, ojalá todos fueran como tu -le besó con dulzura en la mejilla.
pasearon cogidos de la mano, por la arena de la playa, notando como el agua fría, rompía en sus piernas, en sus pies desnudos. Era una noche algo fría... pero sus cuerpos anunciaban un gran calor... Se miraron a los ojos, notaban sus calidos alientos tan proximos a ellos. Se besaron, sus lenguas recorrían la boca del otro por encontrarse... sus manos, se deslizaba, por sus mejillas, cuello, muy lentamente, bajaba por su espalda, su pecho. Los besos, se identificaban, como suaves, dulces, cada beso, era como un cosquilleo en la piel del otro, una emoción dificil de explicar, repleto de ternura, cariño y amor.
- Eres lo más hermoso que he tenido nunca, doy gracias a diós, por enviarme un angel como tu -le susurraba Andres, entre tiernas caricias.
- te amo mi vida -le besó con pasión y amor Gloria
- ¿Eh? ¡¿Quién anda ahí?!
- ¿¡Andres!? ¡¿qué está pasando?!
- ¡No se, no veo nada todo está blanco! -gritó Andres.
- ¿pero que hacen desnudos? ¡busquense un hotel!
- Fijese en sus ojos... en sus pupilas... -exclamó otra voz.
- ¡¡¡Son ciegos!!!
- ¿Tu eres invidente? -preguntó con sorpresa Andres.
- Sí ¿tu también? -respondió Gloria. Tras otra afirmación, ambos exclamaron:
-¡ahora lo entendemos todo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexión personal: Ser padres especiales

  ¿Qué significa eso? Ser padres, tener un hij@ ya es una experiencia, única y especial, estés o no estés en condición de discapacidad, tod...