Entradas populares

lunes, 13 de abril de 2020

Diario personal: 29 semanas de embarazo, sentimientos y emociones




Hoy, mediados de julio 29 semanas de embarazo, parece ayer cuando en febrero, nos anunciaron, el comienzo del embarazo, 6 semanas, al día de hoy mas de seis meses, 18 de julio del 2019, dos meses y diez días, es lo que queda, para que victoria Sofía, esté junto a nosotros.

Durante todo el embarazo, no he tenido problemas, si las típicas náuseas matutinas, pero sin mas contratiempo. Justo el 24 de junio, justo con la oleada de calor, los sofocos y los mareos fueron protagonistas un dolor de cervicales, insoportable, un dolor que inicia en el cuello, y baja por la columna vertebral, y la espalda. Todo se me dificulta enormemente, incluso, en ocasiones, respirar, cada pequeño paso me considera un grandísimo esfuerzo, ya no puedo agacharme, ir al baño, ya necesito ayuda para limpiarme, al igual para tumbarme en la cama y encontrar la postura idónea, a lo mismo para vestirme o desvestirme, de la misma manera para comer. Tenemos una mesa baja, es necesario agacharse, y a mí, ya me resulta imposible, la fortuna, que la mesa se sube, sino, con certeza, tendrían que darme de comer, a mis casi 30 semanas de embarazo, me resulta casi imposible, ya muchas actividades.




El pasado 17 de julio, fue mi primera clase premamá, había varias mujeres en mi mismo estado de embarazo, algunos papás también, yo fui sola, ya que mi esposo trabajaba, y obviamente, era la única futura mamá, en situación de discapacidad motriz. En esa primera clase para mi, no afectaba mi discapacidad, ya que la teoría era “post parto” el como afecta a la mamá psicológica y emocionalmente, la clase estuvo interesante, los compañeros, normales, pero bien, no hubo discriminaciones, y por la profesora, que es mi comadrona tampoco, pero Sali de allá con un sentimiento agridulce, más agri que dulce, ¿por qué? Algo que contaron en el curso, es que el cerebro y las emociones de la embarazada, de la reciente mama, no se centran en nadie mas que en el bebé, ella es quien se levanta mil veces por la noche, le da los biberones, le cambian los pañales, le bañan, le pasean, están pendiente a él, las 24 horas del día, incluso cuando sale un pequeño rato a pasear, a distraerse, le es imposible desconectar de su bebe, no deja de estar preocupada, aunque este esté con su papá…

En nuestro caso, mi caso, soy una persona dependiente, claro que le daré biberones, cambiare pañales, la bañaré, el caso es, quien no seré yo, quien correra a cogerla en brazos, aunque mi corazón lo esté deseando, pero yo no puedo ir corriendo asta la cuna y cargarla en brazos, necesito de alguien que me la acerque para yo poder atenderla, como es debido, claro que tendré que aprender, de cero, no será un camino fácil, pero sé que con mi pareja, podremos con ella. Ignoro si fueron las hormonas, las reflexiones de la cruda realidad, o un poco de ambas, pero todo eso me afecto enormemente. No ayudo que mi suegra, dijera que ella se quedaba la cuna en su cuarto para atender a la pequeña, enseguida salte le dije “ni hablar, la niña dormirá donde esté yo” así empezó este sentimiento de inferioridad, y decepción, hacía mi propia persona.




Por lo demás todo sigue igual, las pruebas rutinarias, de toda embarazada, como la prueba de la azúcar, al salir extraña, la prueba de la curva, aun así, volvió a salir rara, en un par de días me tienen que repetir, beber ese liquido asqueroso, los cuatro pinchazos correspondientes, al igual que cada noche, la inyección para mi circulación. Todo va bien, en la última ecografía, hace diez días, estaba de 28 semanas, todo indico que iba por buen camino, la niña ya pesaba un 1 kg casi 200 gramos, de estatura era algo pequeñita, pero dentro de lo normal, estaba en una postura tan extraña, que no pudieron darnos foto jeje.



Por ahora no hay mucho mas que contar, poco a poco va llegando las cosas para la bebé, lo vamos preparando todo muy ilusionados, con ganas de tenerla en nuestros brazos, es que queda lo mas pesado, el verano, pero sé que en menos que nos demos cuenta, ya la tendremos con nosotros, solo debemos tener, algo más de paciencia. Ya os seguiré informando.

Escrito: 21 de julio del 2019
También te puede interesar... Carta a mi bebé a las 27 semanas de gestación

Sígueme en: Mis redes sociales


No hay comentarios:

Publicar un comentario