miércoles, 29 de abril de 2020

Diálogos entre un padre e un hijo



Él estaba en la fase final de su Cáncer terminal. Nunca había temido a la muerte, pero si le reconcomía, la única misión que había tenido en su vida, y no había sido capaz de estar a la altura, aun no era demasiado tarde, su corazón aun latía, él aun respiraba, ya era suficiente para tener esperanza, se encontraba mejor que otros días anteriores, debía aprovechar, se apoderó de lápiz y papel, e inició a escribir:

“Se que no contesto tus cartas, pero me las leo una y otra vez, lamento no haberlo echo antes, lamentablemente es algo que solo estamos conscientes, cuando ya no hay marcha atrás, ya es hora que me responda, todas tus letras... No es momento de hacer un cambio, ese tiempo ya ha pasado, solo relájate, tomártelo con calma, todavía eres joven, esa es tu falla, tienes mucho que aprender, encuentra una chica, establécete, si quieres puedes casarte, yo ya soy viejo, pero soy feliz, yo también fui joven, como tú eres ahora y sé que no es fácil, estar tranquilo cuando algo pasa, piensa todo lo que tienes, tu aún estas aquí, aunque quizás tus sueños ya no, pero no olvides: No es momento de hacer un cambio, siéntate, tomátelo con calma, tu juventud es tu falla, hay mucho que tienes que pasar... Te entiendo bien, yo un día fui como tu, algún día, tu serás como yo”
Se tomó un descanso, se sentía exhausto. Le pidió a una enfermera amiga, si le podía mandar esta carta. Ella accedió. Él le entro un cansancio profundo, y se durmió.

Los días pasaban, su estado físico empeoraba, su fin se acercaba, pero su corazón se negaba, los médicos alucinaban.
Un día la puerta de su habitación se abrió, un joven entro, a su cama se acercó, a su lado se sentó, su mano abrazó y con lágrimas en los ojos recito:
“Como puedo hacer para explicarte, si cuando lo hago nunca estás de acuerdo, siempre ha sido lo mismo, desde el momento que pude hablar, me enseñaron a escuchar, pero ahora tengo una alternativa, y sé que tengo que marcharme. Todas las veces que lloré, guardándome todo lo que sabía, es doloroso, pero más lo es, callarlo, ignorarlo, tendría que aceptarlo, tienes razón, por ello debo irme, pero no podía hacerlo sin despedirme, decirte por primera vez, que te amo”
Escrito: 04 de mayo del 2018
También te puede interesar..... 
Sígueme en...  Mis redes sociales


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Relato: El niño y el árbol

  John allí se encontraba en ese centro de acogida, la muerte de su abuelo, había sido un golpe demasiado duro, desde pequeño, solo había su...