Entradas populares

martes, 28 de abril de 2020

Carta a mi perro, a mi fiel compañero




Desde que tengo memoria siempre has estado ahí, ha sido el primero en darme los buenos días, muchas de esas veces, has sido mi despertador, el ultimo en darme las buenas noches. Me encanta en como llegaste a nuestras vidas, en como apareciste, como si el destino lo tuviera claro dos semanas antes de que yo llegará al mundo, dos semana exactas que decidí atrasarme de mi nacimiento.
Papá y mamá dicen que es como si estuviera predestinado, el como te encontraron en esa caja, solo tenías días de nacido, la tempestad era fuerte en aquel día de noviembre. Ellos ignoraban si estaban preparados, para cuidar a un cachorro, cuando su bebé ya estaba por llegar, pero no te podían dejar en aquellas condiciones, sin pensarlo dos veces formaste parte de la familia.



Solo fueron dos semanas antes, pero la realidad es que siempre has estado conmigo, no recuerdo ningún momento de mi vida sin ti. Has sido mi compañero de juegos, el confidente de las travesuras, has estado ahí en los momentos malos, has sabido animarme, escucharme, as compartido conmigo los alegres y felices, me has defendido y protegido cuando alguien a querido hacerme daño.



Recuerdo cuando me operaron de la apendice, solo viste como se me llevaba la ambulancia de urgencia, aun ignoro como abriste la puerta de la casa, saliste corriendo, aullando asta el hospital. Fueron tantos los que se alarmaron al verte, pero por mas que intentaron sacarte a la calle, tu te las arreglabas para volver a entrar, asta que al final te dieron como misión imposible, te dejaron dentro, como un caso “excepcional” no te separastes de mi en esas cuarenta y ocho horas que estuve ingresado, incluso dormías a mi lado.

Llegó una etapa difícil, donde mis compañeros de colegio se metían conmigo, me acosaban. Tú no querías que fuera a clase, porque sabías lo mal que lo pasaba, siempre me insistías de jugar, justo cuando tenía que ir a clase. Y acabas metiéndote en el colegio para asegurarte que todo estaba bien. Nadie me creyó excepto tú, tú mi fiel amigo, les distes su merecido, si aquel día al salir de clase, me iban a dar una paliza porque asi a ellos se les antojaron, tu apareciste, mostrando los dientes, se asustaron bien, y dejaron de acosarme.



Recuerdas cuando conocí Maggie, me encantó desde el primer momento que la vi, solo que era tan tímido, tú amigo mío, te encargaste de ponerla en mi camino, solo apareciste, ella se encariñó de ti, para luego enamorarse de mi.

Escrito: 12 de febrero del 2018
También te puede interesar: Carta de un perro viejo a su joven dueño

Sígueme en... Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario