Entradas populares

miércoles, 19 de febrero de 2020

Reflexión... Carnavales




Un año más lleguemos a estas fechas, donde durante una semana todo es, beber mucho, dormir poco, pero sobretodo plena diversión, con la llegada de los carnavales, las carrozas recorren las calles, con la música a todo volumen, la gente saltando y bebiendo sobre de ellas... Días... que las discotecas están llenas... la fiesta sigue y sigue sin dormir.




Son días para todos los públicos, pero sobretodo, para adolescentes y jóvenes, para ellos la fiesta no tiene fin, su único objetivo, es disfrutar sin parar en esos escasos días, que enseguida pasan, asta de aquí un año, no vuelven.

Personalmente... Qué decir... Para mi esta semana, es de nostalgía y tristeza.... solo tengo veintiséis pero pocos carnavales han sido de plena felicidad... Mi niñez no cuenta... Realmente de niña, me disfracé cada año, fui a ver las carrozas, tan feliz, con mis padres...

Lo duro empezó lo mismo que me adolescencia, un familiar salía en una carroza, me dijeron para salir yo, con mi silla de ruedas, bailando con los demás.... Mi padre me lo negó rotundamente, yo estaba super ilusionada, era la primera salida, que la deseaba mas que nada... pero eso no ablandó, la decisión de mi padre, nada le hacía cambiar la idea, ni mis suplicas, ni la carta que le escribi, NADA de lo que hiciese le haría cambiar de idea... Aun en el día de hoy, no entiendo el porque.... me niego a pensar que se avergonzaba... mas bien, supongo que me quería proteger de los lamentos o risas de los demás... Al final, desistí... llegando la mañana del festival... ahí me encontraba yo, viendo por la televisión, los carnavales de los otros pueblo, con plena depresión... Cuando de la nada llegó mi tía, preguntando por mi padre... <<he encontrado una forma para que puedas salir en las carrozas>> Salio corriendo en su busqueda.

Sí, al final lo conseguí... Salí en las carrozas... sentada en una silla encima de la carroza... Fue una de las mejores experiencias de mi vida, la única que me hizo sentir, joven, adolescente y feliz.... Por qué no siguió así... bueno, nunca he tenido amigos de verdad... menos tan cercanos como para quedar... si salia tenía que ir sola... ¿Qué tiene de divertido ir sola? Absolutamente nada, os lo dice una buena experta en el tema... Mi adolescencia, paso encerrada entre cuatro paredes... y en esas fechas no era distinto... era testigo como todos salían y se divertían, menos yo... incluso un año, me propuse celebrarlo si o si, me pasé toda la tarde viendo las carrozas, seguí la ultima, asta el final de su recorrido, me fuí a cenar a un bar, despues de una sesión de cine, me fui a tomar una copa (En mi caso refresco jeje) al pub del pueblo, estaba a rebosar... mucha peña disfrazada y disfrutando de la velada asta las tres de la mañana que ya volvía a casa, con la única compañía de la silla de ruedas, pero nada de eso, animó mi animo, más bien, me deprimió más.... por no tener más compañía que yo misma, comiendo y bebiendo, mirando al techo, o la pared del frente... Sí han habido más carnavales, pero mi situación ha seguido igual de mal, los años pasando y mi adolescencia abandonando... Sin poder disfrutar de una buena fiesta de carnaval, típico de jovenes. Por ello ver a todos ellos disfrutando me causaba y causa una gran nostalgia de aquello, que jamás viví.



Hace cinco años, conocí aquel que amo, inicié una nueva vida, una vida independiente, junto a él... Sí realmente empecé a vivir, situaciones y vivencias jamás vividas, pero a lo mismo llegó la responsabilidad, de tantos gastos... que por mucho que me lo negara, ya pase la edad de la adolescencia, debía sentar la cabeza, hacer frente de los gastos de mi presente... Sí, ahora con mi pareja, he vivido todo aquello, que en su día fue imposible, ya los carnavales salgo bien animada disfrazada, cenar en compañía, vivir mas como tiene que ser esas fechas, pero claro, tengo esa espinita clavada, ya que dos, sin mas amistad, hace una bonita velada en pareja, pero no una buena juerga, que es lo que me hace falta, mi cuerpo e espiritu reclama y necesita, para sanar esa espinita clavada.



Resumiendo... que por un motivo e otro, yo no tuve adolescencia, esa etapa, donde tu única preocupación es vivir y disfrutar nada más... sí me llegó la edad, pero no la oportunidad de vivir como adolescente... esa falta esta dentro de mi, ahora y siempre quedará en mi subconsciente, como algo pendiente... por ello me llega por estas fechas, esa nostalgia de lo que siempre he querido, jamás he vivido... pero solo voy a cumplir 27, creo que aun tengo tiempo... deseo que la vida me de una oportunidad de vivir aquello que siempre me ha arrebato. Ignorar totalmente la responsabilidad, y vivir un carnaval, como una adolescente mas, que mi única preocupación sea disfrutar.
Artículo Escrito: 27 de febrero del 2014
También te puede interesar.... Reflexión: Ya vuelve a llegar Carnaval

Sígueme en: Mis redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario